El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reconoció este miércoles que la Alianza tiene una «responsabilidad» para asegurar que la guerra no se extiende más allá de Ucrania y admitió que el conflicto tendrá consecuencias «duraderas» para la seguridad de los aliados.

«La OTAN tiene una responsabilidad para asegurar que esta crisis no se intensifica más allá de Ucrania y esa es también la razón por la que hemos incrementado la presencia (militar) en la parte oriental de la Alianza», declaró Stoltenberg junto al secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, antes de la reunión de ministros de Defensa de la OTAN que se celebra hoy en Bruselas.