Los ucranianos que han tenido que dejar su país a consecuencia de la guerra con Rusia se elevan ya a 1,73 millones, una cifra que crece mientras lo hacen también las dificultades para poder salir, con Moscú que continúa sus ataques sobre algunas de las ciudades más pobladas.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) actualizó este lunes la cifra de las personas que huyen de la guerra y la situó en 1,7 millones, de las que más de un millón están en la vecina Polonia.