El presidente de EE.UU., Joe Biden, ha dado los primeros pasos en la apertura hacia Cuba que prometió durante su campaña electoral, pero por ahora no parece dispuesto a impulsar un deshielo a nivel diplomático como el que espoleó Barack Obama.

Las medidas anunciadas el lunes por la Casa Blanca -que incluyen la eliminación de los límites a las remesas- son el resultado de una larga revisión de la política hacia Cuba que duró más de un año, y responden a dos factores principales, según expertos consultados por Efe.
Fuente EFE