El presidente Luis Abinader encabezó este martes una misa de cuerpo presente en memoria del ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, a quien definió como un buscador infinito del consenso y hombre de paz.

Ante la violencia que afecta el mundo, el mandatario planteó que desde la República Dominicana procuran contribuir a disminuir lo que calificó como la epidemia de la violencia, que muchos consideran se ha recrudecido tras el confinamiento y la aguda crisis que provocó el COVID-19.

A propósito de la muerte de Jorge Mera, el presidente Abinader planteó la necesidad de traducir en acciones las políticas públicas que buscan eliminar la violencia que llamó absurda, salvaje e inútil.

En la misa de cuerpo presente, oficiada por el sacerdote Frankelly Rodríguez en la parroquia San Rafael Arcángel del Palacio Nacional, el presidente Abinader recibió a la familia Jorge Villegas, integrada por la esposa de Jorge Mera, Patricia Villegas de Jorge, y sus hijos Orlando y Patricia Victoria, así como su hermana Dilia Leticia.

El jefe de Estado, quien estuvo acompañado de su esposa la primera dama Raquel Arbaje, hizo guardia de honor ante el féretro acompañado de la vicepresidenta Raquel Peña y los ministros Lisandro Macarrulla y José Ignacio Paliza.

Jorge Mera, abogado de 55 años, murió en su despacho del Ministerio de Medio Ambiente el lunes pasado, tras ser atacado a tiros por una persona de su círculo cercano, y que actualmente está en proceso de investigación por las autoridades judiciales.

El presidente Abinader recordó que Jorge Mera siempre tenía una sonrisa, aún en los momentos más difíciles, porque la vida le dio momentos de alegría, pero también de grandes retos y dolor, los cuales resistió con una personalidad fuerte.

Valoró la fe que tenía en Dios, al igual que su familia, que atraviesa por una situación muy triste. Además, dijo que tras la pérdida en estas circunstancias de un integrante del Gobierno, pasarán meses para aceptarlo.

La tragedia, señaló, pone en relieve que ser funcionario público no es un premio, sino un gran compromiso que conlleva muchos retos y peligros, a lo que Jorge Mera nunca le temió.

Expresó que solamente la pasión de servir con justicia y transparencia, rompiendo los viejos esquemas es lo que les da fuerza para resistir y continuar administrando como el pueblo requiere y la coyuntura obliga.

“Orlando asumió y cumplió con ese cambio en su administración, y es inevitable para todos nosotros la tristeza, aceptar este hecho y las lágrimas en público y en solitario”, manifestó el gobernante.

El presidente Abinader expresó que hay que buscar la fortaleza para continuar, lo que Jorge Mera hubiese pedido por ser miembro de una familia de profundas raíces católicas y con espíritu de perdón.

Hay que seguir, añadió, con la responsabilidad de ejercer un Gobierno con fortaleza, transparencia y eficiencia.

En la misa participaron los presidentes de la Suprema Corte de Justicia, Luis Henry Molina; del Tribunal Constitucional, Milton Ray Guevara; del Senado, Eduardo Estrella; de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco. Igualmente, ministros, directores generales, oficiales militares y policiales, así como miembros de la familia presidencial.