A los acostumbrados controles que deben atravesar quienes asisten a un evento donde participa el presidente Luis Abinader se ha agregado un nuevo elemento que no había sido visto en los protocolos de seguridad de mandatarios dominicanos.

Se trata de un espejo convexo de inspección que generalmente se usa para visualizar la parte de abajo de los vehículos para descartar la adhesión de explosivos. Un agente de la Guardia Presidencial realizaba esta mañana la verificación en todos los automóviles que pretenden acercase al salón donde el presidente Abinader participará en un acto público en la Feria Ganadera.

Incluso las yipetas y camionetas de instituciones públicas deben pasar por la revisión de 360 grados que se realiza deslizando las rueditas del espejo por debajo.

Este tipo de instrumento es parte común en los protocolos de seguridad de los presidentes de otras naciones como los Estados Unidos de América.